lunes, 19 de julio de 2010

Macri no es un delincuente

En este blog seguimos a Zaffaroni cuando enseña que el término delincuente es antijurídico. Cualquier persona puede cometer un delito y, además de tener derecho a un juicio justo, tiene derecho a arreglar sus cuentas con la justicia sin que le quede en el futuro ningún "título" nuevo. Hay pruebas contundentes que sustentan que el Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Mauricio Macri cometió al menos cuatro delitos. Lo procesó el Juez en primera instancia y lo ratificaron por unanimidad tres jueces mas de la Cámara a la que el mismo Macri había apelado. En la Argentina el 63 % de los presos no tienen condena. Es decir que 40 mil personas permanecen privadas de su libertad estando simplemente procesados. Ninguno tiene los recursos económicos ni legales que tiene el dirigente Pro. Pero la principal causa de esa injusticia no es simplemente al lentitud de los tribunales, sino por el contrario - y paradójicamente - su rapidez. Con la ayuda de dirigentes como Macri, se genera un cierto consenso social para que los jueces impongan cárcel rápida a simples acusados. Hace muy poco Mauri se "negó" a mandar a matar a los "trapitos" simplemente porque "era impracticable". Sabemos que es ingenuo pedir la prédica con el ejemplo, aunque nos esperanzamos con que ese doble discurso se se haga cada vez mas evidente. Si se hizo de la lucha contra el delito un eje de campaña, quienes lo votaron por eso, en algún momento empezarán a sumar dos mas dos y les dará cuatro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada