jueves, 7 de julio de 2016

El sinceramiento

Nos acusaban de hacer "campaña del miedo" a quienes simplemente avisábamos del pensamiento político, económico y social de Mauricio Macri.
Durante los primeros meses de mandato pudieron extender una suerte de clima de campaña en el que sus tácticas siempre fueron o no decir nada, palabras huecas y "felices", o acusar al anterior gobierno de haber hecho todo mal pintando, una situación crítica que nunca fue tal.
Esas tácticas van haciendo agua a medida que pasan los meses, porque gobernar significa resolver problemas y no empeorarlos o generarlos.
Entonces al duranbarbismo se le acaban las frases hechas y comienzan a surgir con brutalidad sus pensamientos mas sinceros.
Tal vez comenzó Lopérfido poniendo la vara en un lugar inaceptable que no daba lugar a otra alternativa que su salida.
El túnel de Michetti fue algo mas superficial pero igual de significante en relación al nivel de pensamiento de quienes nos gobiernan.
La recomendación de Frigerio para que la gente de la Patagonia no use remera anticipaba un poco mas el camino hacia el corrimiento del velo de lo que en verdad piensan. El excell que tiene que cumplir Aranguren lo ratificaba.
Así llegamos al momento de quiebre. Quizás tenga que ver con el comienzo del segundo semestre y la imposibilidad de brindar respuestas de un gobierno elegido para eso.
"Si yo les decía lo que iba a hacer, seguramente iban a votar por encerrarme en el manicomio". Así Mauricio Macri se autorizó a comenzar su propio sinceramiento. "Está mal cualquier tipo de usurpación" dijo después en relación a los trabajadores de Tiempo que están cuidando sus fuente laboral. No dudó con esa frase en emitir sentencia sobre algo que está en proceso de acuerdo con los dueños del edificio. Sentó posición en contra de los trabajadores y trabajadoras de prensa.
Finalmente, en lo que es su verdadero pensamiento de lo que cree de este país, de sus industrias y de sus trabajadores declaró: "El planteo claramente es: ellos tienen serias ventajas en todo lo que es el aparato industrial, fabricación de bienes y servicios. Nosotros tenemos ventajas en el sector agrícola". Sumisión al rol primario agroexportador del siglo XIX. ¡Ni siquiera servicios quiere vender!. Sumado al brutal sobreendeudamiento que está generando, su modelo de país no integra a la absoluta mayoría de los habitantes. Será por eso que también dijo: "La gente entendió (los aumentos de tarifas) y nos está acompañando". Su concepto de "gente" se reduce a esa minoría que puede vivir de aquel modelo de país.

jueves, 26 de mayo de 2016

De la "meritocracia" al "Fin de la Historia"

Parece que las empresas automotrices se cargaron al hombro ser punta de lanza en la batalla cultural de la restauración conservadora.
Primero fue Chevrolet con su idea de Meritocracia en la que obviamente ningún laburante se vio reflejado.
Y ahora la marca Fiat, cuyo CEO y Presidente es el ultraliberal Cristiano Ratazzi, nos hace la "inofensiva" propuesta de cambiar los nombres de las calles. Por supuesto no se mete ni con Roca, ni con el pasaje dictador Uriburu (que sigue existiendo), ni mucho menos con Garay (ese "fundador" de un territorio lleno de habitantes), ni con Paseo Colón, por citar algunos ejemplos.
Se mete ni mas ni menos que con la batallas de nuestra Independencia y nuestra Historia. Tal como el relato macrista cambiará en los billetes Historia por animalitos, Fiat nos propone que dejemos de recordar la Batalla de Combate de los Pozos en la que, al mando del almirante Brown, se derrotó al Imperio brasileño, o que no homenajeemos mas a la Batalla de Cerrito que se libró en el Cerro que le da nombre a Montevideo, junto a las fuerzas de Artigas, expulsando de allí a los realistas. Nos proponen también olvidarnos de la Vuelta de Obligado, en donde la flota anglo francesa fue derrotada y ni siquiera quieren recordar Caseros, seguramente porque abre la discusión sobre traiciones, alianzas y retrocesos en la construcción de nuestra Patria y nuestra Nación.
Claro, para todo esto recurren al indiscutible cariño que producen humoristas, capocómicos y hasta personajes de historietas. No lo hacen con inocencia. Vaciar de contenido los símbolos, es el primer paso para el olvido. Y el olvido es el primer paso para esquivar la discusión del desarrollo argentino: autonomía nacional con prioridad en la producción, el empleo y el mercado interno, o dependencia financiera, con constante fuga de la riqueza que generamos todos.
De esos se trataron nuestra batallas.

martes, 17 de mayo de 2016

Las 5 mentiras económicas macristas sobre la “pesada herencia”

1) Cuatro años de estancamiento económico:
Mentira. El PIB, creció poco en 2012 (0,8%) y 2014 (0,5%), pero 2,9 por ciento en 2013 y 2,1 en 2015, según el Indec de Todesca. En el resto de América Latina cayó 1,5 por ciento.
2) En 4 años no se generó empleo:
Mentira. Según datos de SIPA, entre 2011 y 2015 los aportantes registrados aumentaron en 598.496 puestos laborales, distribuidos entre públicos y privados
3) La inflación estaba desmadrada:
Mentira. Todos los índices públicos y privados, nacionales y provicnicales, mostraban una tendecia a la baja de la inflación en 2015 hasta el triunfo de Macri y los anuncios devaluacionistas de su equipo. Por otra parte si se mide desde el año 2003, los salarios reales siempre crecieron mas que cualquier ínidce de inlación, con excepción del año 2014.
4) Vaciaron el Banco Central
Mentira. Se la pasaron inventando números exóticos en los que llegaron a decir que solamente había 7 mil millones de dólares. No contabilizaban todo lo que apenas asumieron empezaron a contabilizar, como el swap con China, que lo hicieron efectivo a días de tomar el Gobierno. Es así que las reservas del BCRA son hoy similares a las del año pasado, sumándoles dicho swap y el préstamo de 5 mil millones que hay que devolver a fin de año.
5) Nos dejaron un déficit fiscal altísimo:
Mentira. Hoy el gobierno de Macri se encamina al déficit fiscal crónico que intentarán financiar con endeudamiento. Mientras que con los gobiernos anteriores, desde el 2003, los déficits fueron contracíclicos, es decir en los años que se necesitaba impulsar el consumo y el mercado interno, como en el 2015 que llegó al 2,5% y no al mentiroso 7% que dibujó Prat Gay.
En los 5 puntos el gobierno del PRO empeoró todas las variables. Ninguna pesada herencia. Fueron ellos.

viernes, 29 de abril de 2016

Tres marchas para no retroceder

La multitudinaria movilización convocada - en un hecho histórico de los últimos años - por las cinco centrales sindicales, viene a complementar otros dos hechos de masas de los últimos días: el 24 de marzo y el 13 de abril.
Cada uno con sus características y no siempre con vasos comunicantes, muestran el poder de convocatoria cuando la consigna es "no retroceder". El 24 de marzo se conmemoraron 40 años del golpe genocida cívico militar y fundamentalmente se dejó en claro que no se está dispuesto a resignar absolutamente nada en el camino de Memoria, Verdad y Justicia. El 13 de abril fue una rotunda demostración de la vigencia de un amplio sector político que reconoce un liderazgo en la figura de Cristina Fernández de Kirchner y que construye para el futuro. Y hoy, el movimiento obrero, la clase trabajadora, desbordando cualquier estimación de sus propios dirigentes, salieron a la calle a decir que no están dispuestos a perder ninguna conquista.
Cientos de miles de trabajadores y trabajadoras colmaron las calles del centro porteño. Había gente por avenidas, calles y callecitas. Desde la 9 de Julio a Paseo Colón y desde Rivadavia hasta San Juan.
No fue un acto mas. Tal vez haya sido la despedida de Hugo Moyano como orador ante multitudes y como Secretario General de la CGT. Y aunque ganemos enemigos en lo que vamos a decir, su figura merece mas quedar en la memoria con un acto como el de hoy, que con sus patéticas apariciones del año 2015 las que incluyeron apoyos explícitos al Presidente que sin lugar a dudas tendrá que enfrentar, porque como él mismo dijo en su discurso "los trabajadores son los que generan la riqueza de la Patria". Y el gobierno del PRO vino para que se la apropien los dueños de la Argentina. Contra la vulgata mediática, y a veces "ciudadana", las columnas de cientos de miles de trabajadores y trabajadoras escucharon atentamente los discursos y los encuadramientos gremiales en cada sector no impidieron en ningún momento la convivencia y la unidad en la acción.
Que a cinco meses de asumido el Gobierno ya se hayan producido estas movilizaciones, da cuenta de un momento absolutamente nuevo en la Argentina. Un Gobierno que viene por todo, como la última dictadura y el menemismo, pero que no puede recurrir abiertamente a la represión de aquélla ni a la complicidad sindical de aquél.
Al gobierno le queda el inmenso poder de sus aliados mediáticos, pero le sabrá a poco si se empecina en seguir apostando a las recetas que fracasaron en el pasado o si piensa que solamente con los medios de comunicación puede defender un plan de brutal transferencia de ingresos de las mayorías hacia las minorías de siempre.

martes, 15 de marzo de 2016

Que no te mientan, sin soberanía no hay desarrollo

Quieren hacernos creer que aceptar las condiciones oprobiosas de los buitres es la única forma de caminar hacia el desarrollo del país.
Cada vez que comenzamos un tenue camino de producción y desarrollo autónomo nacional, como fue la última década, hay grandes poderes de adentro y de afuera que, con discursos grandilocuentes, solamente tienen políticas económicas para frenarlo.
¿Había que solucionar el 7% de la deuda que no entró a los canjes del 2005 y 2010? Si.
¿Había urgencia en hacerlo? No. Durante los últimos años obtuvimos préstamos de organismos internacionales para infraestructura sin ningún tipo de problema. Esos créditos podían seguir llegando. Quienes no nos prestan mientras no se solucione el tema de los buitres son los especuladores, que prestan deuda para pagar deuda. No hay ningún tipo de apuro en obtener ese tipo de financiamiento. Además, el apuro solamente logra que negociemos en desventaja, como finalmente se hizo. Se aceptaron las condiciones ruinosas de los buitres. Lo pagaremos generaciones y generaciones. Y no dará frutos en relación a ningún desarrollo. Tendremos que volver a pedir deuda, para pagar deuda. Ya lo vivimos. Es una bola de nieve. Y termina en lo peor.
¿Cuál era la alternativa? Seguir firmes declarando voluntad de pago, pero en condiciones equitativas e igualitarias. Un Estado Nacional tiene que demostrar que puede tener mas paciencia que un grupito de buitres que compra deuda a centavos para hacer juicio por miles de millones.
Por otra parte así como Griesa, un juez municipal, se le antojó interpretar la cláusula pari passu (que significa "en igualdad de condiciones") de forma que para él los buitres deben cobrar la totalidad de la deuda, mientras que el resto cobró con una quita del 65%, ¿quién puede asegurar que él mismo u otro juez vuelva a interpretar esa cláusula en favor de los reestructurados para que también a ellos se les pague el 100%? ¿Qué nos asegura que el mismo Paul Singer no compró bonos reestructurados y no iniciará un nuevo juicio para cobrar la totalidad de esa deuda?
No solamente nadie nos asegura que eso no pasará, sino que aceptando este acuerdo se sientan las bases para que suceda. Los buitres nunca se bancaron esa reestructuración soberana de deuda, la mas grande de la historia de la humanidad, por su monto y por la quita. Van por ella, sin dudas. Y serán cientos de miles de millones de dólares que nos condenarán por décadas al subdesarrollo.

viernes, 19 de febrero de 2016

El Estado NO hace viviendas, las paga

Con el objetivo de estigmatizar y desprestigiar a Milagro Sala, a la Tupac Amaru, a las organizaciones sociales y a las cooperativas de trabajo, se escucha en las últimas semanas, en forma aleccionadora, un lugar común que dice mas o menos así: "Es el Estado el que tiene la obligación de hacer viviendas". ¿Perdón? ¿Cómo? ¿Cuándo? ¿De qué manera? ¿El Estado tiene empresas constructoras propias? ¿El Estado tiene empleados públicos de la construcción? Si en algún lugar del país o del mundo sucede esto, por favor infórmenos porque sería digno de mencionar. El Estado NO hace viviendas. Contrata empresas privadas para realizarlas. Y todas tienen, como es lógico, el lucro y la ganancia como fin último. Las podrán hacer en forma mas o menos eficientes, pero siempre con esos fines. En cambio el Estado también puede encargarle la construcción de viviendas y obra pública a Cooperativas de Trabajo y Organizaciones Sociales. También podrán hacerlas en forma mas o menos eficientes, pero lo que es seguro es que no tienen
como fin la ganancia, sino que sus utilidades, tanto por Ley como por su Objetivos Estatutarios deben ser reinvertidos. Y es evidente que lo hacen, como ejemplifican las fotos que ilustran este post y que diferencian los barrios hechos por las Cooperativas de cualquiera de los construidos por empresas privadas.
Por lo tanto repetir el argumento de que las viviendas y los barrios que hizo la Tupac Amaru deberían haberlas hecho el Estado, es, con todo el respeto del mundo, un argumento de idiota útil, entendiendo esto, de quién repite algo beneficiando sin querer a determinado negocio, en este caso a las empresas privadas que realizan obras públicas.

domingo, 7 de febrero de 2016

Fin del antikirchnerismo

Tal vez por inercia política aunque, lo mas probable, por intereses concretos de quienes gobiernan y sus corporaciones aliadas, el clivaje político en estos primeros dos meses de mandato sigue siendo Kirchnerismo vs. antikirchnerismo.
No puede durar mucho mas. Quienes nos sentimos kirchneristas y vamos a agradecer de por vida haber vivido lo que para nosotros fueron los mejores doces años continuados de la historia argentina, debemos contribuir de manera urgente a que se modifique ese clivaje.
No tiene ningún sentido contestar a cada comentario, declaración o chicana del tipo "pero ustedes lo hacían así o peor".
No podemos perder ni un minuto mas de tiempo en dar esas discusiones inútiles en esta coyuntura. La Historia pondrá a los doce años que pasaron en el lugar que se merecen, por mas que siempre habrá escribas e historiqueros que intentarán desmerecerlos.
Ahora es momento de sumar voluntades con el mayor espectro posible. Nos toparemos en el camino, por derecha y por izquierda, con antiguos adversarios. No servirá tampoco acusarlos de funcionales a nada de lo que hayan sido en el pasado, porque hoy necesitamos de la funcionalidad de todos para enfrentar la mayor transferencia de ingresos de los últimos tiempos, de las mayorías a las minorías.
Quienes pesamos que nuestro país no llegó nunca a pasar de una mínima etapa de desarrollo autónomo y que eso fue por el poder económico local siempre aliado a intereses extranjeros, sabemos que en esta etapa están intentando y poniendo en acción un nuevo freno a ese mínimo desarrollo.
Hoy el debate y la acción deben pasar por buitres o sueldos docentes, pobreza o exportadores, trabajo o ajuste, en definitiva, macrismo o antimacrismo.
Somos indiscutiblemente una abrumadora mayoría quienes queremos una mejor distribución del ingreso, la disminución de la pobreza, el mantenimiento y aumento de los niveles de empleo, el desendeudamiento, el desarrollo con inclusión. El paso de los días y los meses hará que también seamos absoluta mayoría quienes veamos que nada de eso lo encarna el macrismo.
Trabajemos en eso. Ya.

Queremos que le vaya bien a Macri

La frase del título se escucha y se lee bastante últimamente. Es políticamente correcto decir que uno quiere que al Presidente le vaya bien porque de esa forma nos iría bien a todos. Pero ¿qué significa que a Macri le vaya bien? ¿Significa que gane las próximas elecciones? ¿Significa que sus medidas no sean repudiadas y pueda aplicarlas sin resistencia? ¿O significa un deseo para que no se equivoque?.
Cualquiera de las preguntas y sus respectivas respuestas se quedarían en un análisis absolutamente superficial alejado de un planteo mínimamente político que piense en serio en los destinos de un país.
De nada sirve realizar comentarios y declaraciones políticamente correctas cuando en los hechos ya hay medidas que marcan un rumbo, un modelo de país y un final que es sencillo anticipar, porque como dijo Einstein, "Si quieres resultados distintos, no hagas siempre lo mismo".
Las medidas tomadas hasta el momento ya han sido tomadas en las peores etapas de nuestra Historia y provocaron desempleo, desindusrialización, sobreendeudamiento y como lógico final, crisis política, económica y social.
Que le vaya bien a Maci con estas medidas significaría que solamente él y muy poquitos argentinos (los que ganaron siempre con las crisis) resultarán favorecidos por la brutal transferencia de ingresos que está en marcha.
La mayor parte de los argentinos y argentinas queremos que le vaya bien a la mayor parte de los argentinos y argentinas. A casi sesenta días de iniciado el nuevo Gobierno estamos en condiciones de opinar con fundamento que el camino emprendido es el contrario.

miércoles, 30 de diciembre de 2015

Defender la alegría

Llega fin de año y como siempre, nuestro mayor deseo es la felicidad del Pueblo y la construcción de una Patria independiente con desarrollo autónomo.
Lamentablemente no podemos engañarnos y hacer un post todo lo esperanzador que estas fechas ameritan.
El 2015 fue agotador en lo personal y en lo colectivo y culmina con 20 días de medidas profundamente antidemocráticas dese lo institucional y desde lo económico. Desde lo institucional, gobernando por decreto, violando la Constitución y ninguneando al Parlamento. Y desde lo económico con una brutal transerencia de ingresos desde las mayorías asalriadas hacia las minorías que viven de la renta del suelo y de la renta financiera. Todo, justificándolo en la supuesta "pesada herencia" y  construyendo el estereotipo "kirchnerisata" como el "otro" al que hay que "perseguir" y "desaparecer", con lo trágico que esta metáfora significa.
Sin embargo no seremos la oposición gritona e isultante que tuvimos que soportar. Lo nuestro es la alegría, los sueños, los ideales, la solidaridad, la unidad y fundamentalmente la organización. Ahí sí tenemos esperanzas. Confiamos en la capacidad de movilización y en la memoria histórica de nuestro Pueblo. Mas temprano que tarde, el subsuelo de la Patria del que ya habló Scalabrini, sabrá volver a construir la Victoria. Defendamos nuestras ideas con pasión y aegría. Que sea lo último que nos roben. Unidad debe ser la palabra que nos guíe. Alegría la que nos movilice. ¡¡Feliz 2016!!

domingo, 22 de noviembre de 2015

Seguiremos luchando

Siendo la 23:35 hs del domingo 22 de noviembre de 2015, un 51,50% de l@s argentin@s eligió a Mauricio Macri como Presidente de la Nación. Otro 48.50% eligió a Daniel Scioli, quién con mucha dignidad admitió la derrota.
Lo primero que hay que hacer es felicitar a los ganadores y decirles que aunque la diferencia sea tan estrecha nunca nos refugiaríamos en acusaciones de fraude o maniobras oscuras, por lo que entendemos que el veredicto es inapelable.
Lo segundo es que, formando parte de esos mas de 12 millones de votos que defendieron los logros alcanzados en estos 12 años, redoblaremos nuestros esfuerzos para que, realizando todas las autocríticas necesarias, nuestro mensaje sea cada vez mas claro, y así seguir convenciendo que el destino de nuestro país no está en las superficialidades de las formas, si no en las cuestiones estructurales que contribuyen a construir un desarrollo autónomo de los centros de poder financiero internacional.
Que haya ganado por 3 puntos y legítimamente otra opción política, no debilitará nuestros anhelos de un País Justo, Libre, Solidario, Independiente y Soberano.
De las pocas propuestas explicitadas por el Presidente electo hay una, sobre todo, que nos parece inalcanzable dentro del sistema capitalista contemporáneo: Pobreza cero. Sin embargo durante estos doce años se construyeron bases sólidas para la inclusión social de cada vez mas personas mediante la paulatina redistribución del ingreso. No permitiremos que se retroceda nuevamente.
Seguiremos luchando por los Derechos Humanos, por la Inclusión Social, por la Soberanía Económica y por la ampliación de cada vez mas derechos.

miércoles, 11 de noviembre de 2015

Para muestra, basta una deuda: la de la Ciudad de Bs. As.

Si lo quieren ver a Macri como respetuoso de las instituciones republicanas, por mas que vetó 126 leyes y puso sus amigos en la Justicia porteña, véanlo.
Si lo quieren ver como el honesto que combate la corrupción aunque le haya pagado 20 millones en contratación directa a Niembro y tanto mas en pautas a medios que nunca las cobraron, véanlo.
Si lo quieren ver como el defensor de la libertad de expresión y las instituciones, aunque esté procesado por escuchas ilegales, véanlo. Cada uno es libre de procesar su fe de la mejor manera.
Pero esas cuestiones formales y genéricas, que a nuestro entender son transversales, para bien y para mal, a todos los espacios políticos, no hacen al fondo de la decisión del 22 de noviembre próximo.
Nuestro país pudo tener, en 200 años de historia, muy pocos períodos continuos de construcción nacional autónoma. Podemos mencionar la época de Rosas, el Yrigoyenismo, el Peronismo y estos años del Kirchnerismo. El resto, fueron o períodos directamente gobernados adrede para frenar nuestro desarrollo, o brevísimos intentos que no prosperaron.
No sigan insistiendo con que hablar de eso es quedarse en el pasado, es de muy ideologizados o atrasa. Lo que atrasa es negarlo.
Hace 200 años que unos pocos tratan de convencer a las mayorías (y a veces lo logran) que no debemos pensar en nuestro desarrollo autónomo, en la protección de la industria, en el desendeudamiento. Hace 200 años que tratan de convencernos de "integrarnos al mundo" lo que para esa teoría no es imitar lo que hicieron los países desarrollados para llegar a serlo, sino obedecer lo que piden una vez que lo son.
En esa historia tiene una preponderancia fundamental tanto el tema de la deuda como el tema del dólar o las divisas de intercambio.
Los gobiernos que realmente propician un desarrollo autónomo y la construcción de un proyecto de país, hacen lo posible por desendeudarse y que el peso de la deuda en relación al PBI tenga la menor incidencia posible. En el mismo sentido, tratan que los dólares o las divisas se encaminen a los sectores productivos y no a la especulación.
Al contrario, los gobiernos que propician un Estado meramente productor de materias primas, resignándose a un rol subordinado a las naciones industriales, propician tomar deuda sin importar la cantidad ni el destino. En el mismo sentido, favorecen que los dólares o las divisas se fuguen libremente o se usen para la especulación. Para muestra, basta ver la evolución de la deuda de la Ciudad de Buenos Aires durante el gobierno del PRO o su única propuesta concreta conocida hasta el momento que es la liberación del mercado cambiario con una megadevaluación.
Por todo esto, no cabe duda entonces, que el candidato que mejor expresa esta etapa de consolidación de un desarrollo autónomo es Daniel Scioli.

martes, 3 de noviembre de 2015

Creer o reventar

Ok. No hablemos del pasado. Si decir que Macri apoyó la baja salarios es sembrar miedo o decir que apoyó a los buitres es campaña sucia, entonces hablemos de futuro. ¿Cómo hará para liberar el dólar y que no suban los precios al mismo tiempo? ¿Cómo hará para sacar todas las retenciones y mantener la Asignación Universal por Hijo al mismo tiempo? ¿Cómo hará para defender YPF y poner al ex CEO de Shell en Energía al mismo tiempo?. No lo decimos nosotros. Son sus propuestas, es lo poco que dice sobre su plan de Gobierno. Si aún así, le creés que puede hacer lo que dice sin parecerse al Gobierno de la Alianza, estás en todo tu derecho. Será creer o reventar.
De nuestra parte no hay misterio. Se trata de continuar con la política de consumo interno y creación de cada vez mas Pymes. De seguir invirtiendo en ciencia y tecnología. De seguir desendeudando al país. De apostar a un banco de desarrollo con otros países de la región.
Y si, por supuesto, de cambiar todo los errores que podamos haber cometido, con fuerza renovada, nuevos cuadros en la gestión de gobierno y una etapa que, de ser posible, augura lo mejor de una Argentina en desarrollo autónomo y sin alinearse con el poder financiero internacional.

lunes, 26 de octubre de 2015

Todavía, como pueblo, estamos a tiempo.

Una nueva etapa se inicia en la Argentina. El resultado se respeta. Es la democracia. Esto no significa que el pueblo no se equivoca. Muchas veces, como pueblo, nos equivocamos. Ahí están Menem y De la Rúa como los mas drásticos ejemplos. A quién esto escribe le parece que gran parte del pueblo hoy votó contra sus propios intereses. Y se equivocó fiero. Hay quienes dirán que pensar esto es soberbia. Sin embargo es convicción.
Si una gran parte del pueblo piensa que su voto debe ser la expresión cosmética de un cambio, como quién está cansado de un vestido o un traje, y elige uno nuevo, sin pensar en las consecuencias estructurales de lo que eso significa, puede estar cometiendo un error que al país le costará caro. Con todo el respeto que esos millones de votos se merecen. Pero también coincidiendo y defendiendo a los otros millones de votos que votaron defendiendo un Proyecto.
Hacer este análisis mientras siguen llegando datos, expresa apenas una sensación. Nadie niega que el resultado exprese que se han cometidos errores. Sin embargo estamos convencidos que los errores de la propuesta alternativa son abismalmente mas peligrosos para el país.
Celebramos la democracia y la expresión popular. Estemos muy atentos a que todo lo que avanzamos nadie lo tire por la borda.
Todavía, como pueblo, estamos a tiempo.

sábado, 5 de septiembre de 2015

Ahora mirá esta foto

Se llama Abdulá Kurdi. Es el padre del niño sirio cuya imagen estremeció al mundo. Miralo a los ojos. Miralo y decile a él, como le decís a muchos bolivianos, paraguayos o peruanos que se fue de su país para "robarle" el trabajo a otros o para "usarle" su servicio de salud o su educación pública. Miralo y decile que los inmigrantes son ladrones y las migraciones son "peligrosas".
Si te estremeciste con la imagen de su hijo y seguís pensando así, lo mínimo que te podemos decir desde acá es hipócrita.
Abdulá Kurdi intentó migrar buscando un futuro mejor para su familia.
Las migraciones, son patrimonio cultural de la humanidad, en movimiento. Un migrante lleva su cultura, sus costumbres gastronómicas, sus aprendizajes, sus saberes. Las migraciones nos hacen mejores, nos nutren, nos enriquecen.
¿Cuántos niños hermosos e inocentes como su hijo quedaron en el camino, murieron en un naufragio o en una frontera? ¿Cuántos niños y niñas quedaron huérfanos viendo a sus padres morir por un destino mejor? ¿Qué hay que esperar para que los constructores de muros entiendan que levantarlos no sirve de nada, que lo que hay que construir es una vida mejor?
Abdulá Kurdi quería a través de Turquía y de Europa, llegar a Canadá con su familia. Después que la foto de su hijo se conoció, Canadá le ofreció asilo. Lo rechazó. Abdulá Kurdi buscaba un futuro mejor para su familia, no para él.

martes, 25 de agosto de 2015

Ensayo general para la farsa actual...

Para empezar y que no queden dudas, lo primero que decimos es que repudiamos todo tipo de represión. Nada la justifica y los responsables deben ser investigados y sancionados.
Sin embargo, quienes se quedan solo en ese repudio y en viralizar fotos de heridos, cometen el grave error de descontextualizar los hechos, e ingenuamente o con intención, suman su energía a las estrategias de desconocimiento del voto popular, expresión máxima de la democracia.
Repudien, pero pongan en contexto. Repudien y salgan a bancar la democracia, los votos de las mayorías, los resultados electorales. Eso sería no dejarse usar por quienes están sembrando acá y en toda América Latina la instalación del voto calificado, la superioridad de algunos votantes por sobre otros, la descalificación del voto popular y la sensación de vencedores vencidos. Respetamos absolutamente todos los cacerolazos y movilizaciones, incluso que en ellos se insulte y se digan barbaridades cuestionando a las mayorías populares. Pero jamás vamos a respetar que a la hora de las elecciones aquellos insultos, se conviertan en la práctica del desconocimiento de los resultados.
Ya se está diciendo por estas horas: no se trata de Tucumán, están preparando el camino para octubre. Saben que no les alcanzarán los votos y nuevamente serán oposición. Entonces crearán climas, intentarán contubernios parlamentarios, seguirán con sus lock out agrarios, presionarán al dólar, y apostarán todo a que la conjunción de esos factores cree un clima adecuado para torcer el rumbo de este país, abandonando la senda del desarrollo autónomo de una vez por todas, porque para ellos esta experiencia ya lleva demasiado tiempo.
Esperamos por el contrario, que la abrumadora mayoría del pueblo argentino no se sume a estos movimientos antidemocráticos y defienda todos los resultados electorales, TODOS. Donde haya que contar de nuevo algunas urnas, se contarán, donde haya que repetir la elección en algunas mesas, se hará, pero el resultado se respeta. Nos costó mucho la democracia. Y la oposición la está degradando. Ser mal perdedor en la democracia no es un juego. Es un riesgo para todos. No lo corramos.

martes, 7 de julio de 2015

Voto en blanco solamente organizado

El voto en blanco puede ser un instrumento poderoso al igual que la abstención o la anulación del voto.
Sin embargo eso sucede en excepcionales ocasiones y solamente cuando existe una organización que le da cuerpo y lo llena de política.
En la segunda vuelta para Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires hay que elegir entre dos candidatos que este Blog nunca hubiese elegido. Sin embargo fue la decisión del pueblo colocarlos en esa posición y sabemos que la realidad es como es y no como nos gustaría. Trabajamos para cambiarla y, ante cada suceso en que la realidad nos pone a prueba, decidimos en función de cuál será el mejor aporte para ese cambio.
En este caso concreto no hay duda que un triunfo holgado del candidato mas orgánico de Macri sería un empujón a su candidatura presidencial conservadora y neoliberal. En contraste, la derrota de Larreta o un triunfo agónico, debilitaría aquella candidatura.
A no ser que orgánicamente haya un llamado oficial a votar en blanco (cosa que dudamos, ya que podría luego leerse como una derrota), elegir lo menos malo será una decisión consciente, pensada y políticamente productiva. Por el contrario, votar en blanco, anárquicamente, es desperdiciar una nueva oportunidad electoral para que el PRO se quede sin su mayor experimento de gestión, lamentable y superficial.

jueves, 4 de junio de 2015

El tren de la nueva década

Este año la sociedad argentina tendrá básicamente tres opciones políticas: 1- volver al neoliberalismo, 2- resignarse a bajar los decibeles de los cambios y no seguir profundizando o 3- apostar por una nueva esperanza con mística transformadora por todo lo que falta.
Por supuesto que será el electorado quién finalmente torcerá los destinos de nuestro país por uno de esos tres grandes carriles. Sin embargo la política no es esperar que pasen las cosas, sino jugar para que se produzcan. No da lo mismo que quienes tenemos responsabilidades políticas o comunicacionales, o quienes tenemos convicciones políticas o ideológicas, nos quedemos quietos o expresemos y militemos nuestro parecer.
Dentro del espacio kirchnerista hay quienes piensan que ya es hora de frenar los cambios, que la sociedad no aguanta mas la profundización y que es tiempo del "diálogo" y el "consenso". Se resignan a la farándula y a la encuestología.
Pero por suerte hay un amplísimo espectro que piensa que la única forma de sostener el Proyecto Nacional y terminar de construir un país autónomo en desarrollo con equidad, es profundizando y continuando el enfrentamiento con los poderes hegemónicos.
La única forma de hacerlo es proponer sueños, tal como hizo Néstor el 25 de mayo de 2003. Nadie sueña con palabras huecas, con farándula, con diálogo y consenso, o con seguir lo bueno y cambiar lo malo.
Que vuelva el tren es un sueño concreto. Que donde se reabra un ramal, no cierre nunca mas es mística y profundización. Que viajemos mejor y que bajemos costos de las economías regionales. Que crezcan los pueblos con la llegada del tren y que mejore el transporte en el conurbano.
Una campaña con Cristina y nuestro candidato subidos a los trenes, llegando donde no se llegaba, prometiendo que llegaremos donde no se llega, prometiendo sueños que vamos cumpliendo, que no son meras promesas. Un nuevo tomo del kirchnerismo. Una nueva década ganada. Mas profundización. Esa es la corriente social que debe ganar este año. Nunca Menos.

miércoles, 13 de mayo de 2015

Militantes de la profecía autocumplida

Hay quienes intentan por todos los medios tratar de convencernos que el único escenario posible en las próximas elecciones es el enfrentamiento electoral entre Scioli y Macri.
Parece que todas las encuestas así lo afirman. Las mismas que la daban a Marina Silva compitiendo en la segunda vuelta en Brasil o que mostraban un empate técico en Inglaterra.
Entonces, como la realidad es esa, hay que asumirla y levantarle el brazo triunfante al cumpa DOS, antes incluso de dar cualquier pelea.
O peor un, hay quién nos dice que la sociedad ya no se banca ninguna profundización y por lo tanto: resignación.
¿Qué hubiese sido del Proyecto Nacional con este nivel de voluntad política? ¿Qué transformaciones se hubiesen podido realizar dando la pelea por perdida antes de empezarla?
Todas las opiniones son respetables y una vez terminadas las PASO, los perdedores apoyarán a los ganadores. ¿Pero quién dijo que hay un solo candidato con posibilidades en la elección de octubre? ¿Quién dijo que en las PASO hay un "fija"? Decir eso es ser militantes de la profecía autocumplida.
No todo es encuestas. La voluntad política juega. Sea quien sea el ganador de las PASO del FPV, será el próximo Presidente de los 40 millones de argentinos. Y con mas razón si quién gana es uno que nadie pronostica.

martes, 28 de abril de 2015

Los políticos no cobran

Cada tanto vuelve esta consigna que hace foco en "los sueldos de los políticos". Se trata de un lugar común al que nos tiene acostumbrados la superficialidad de los medios.
La frase en sí incluye una toma de posición en relación a cómo define a la actividad política. Y lo hace desde su propia contradicción. Trata a "los políticos" como si fuesen parte de una profesión pero al mismo tiempo les exige voluntarismo. Es una evidente operación antipolítica. O peor aún, una operación que no pregona una democracia sin una aristocracia. Si para quienes propician esta consigna, la "política" es una profesión, pero además debe ser voluntaria, entonces quienes podrían dedicarle tiempo serían siempre los pudientes y adinerados.
Para nosotros no hay "políticos". Hay dirigentes, hay candidatos, hay militantes. Para nosotros, la política es militancia, son ideas, es ideología, es lucha, es sacrificio, son horas robadas al sueño, a la familia, a la recreación. Y quienes la ejercen no cobran por ello.
En todo caso, quienes sí cobran son funcionarios y legisladores, y lo hacen por su trabajo. No por ser "políticos". Podrán hacer mejor o peor su trabajo y se podrá discutir el nivel de sus salarios en relación al resto de los trabajadores. Pero si ese trabajo no fuese remunerado, reiteramos, estaríamos ante una aristocracia, o mas concretamente ante una plutocracia, es decir el gobierno de los ricos.


martes, 3 de marzo de 2015

El Capricho de decirle PresidentE a CFK

Sabemos que hay muchos temas tal vez mas urgentes en la agenda pública. Sin embargo queremos volver a insistir con este que ya tratamos en 2009, porque demuestra cuánto tiempo tardan los cambios y qué fuertes son las resistencias.
¿Por qué se encaprichan en decirle PresidentE a CFK? Lo de la gilada del sufijo "ente" ya fue absolutamente desmentido y además a mucha gente no le molestó usarlo durante décadas (tal vez siglos) para el término "sirvientA".
No estamos diciendo que sea "formalmente" incorrecto decirle Presidente, pero PresidentA no solo es correcto y está categóricamente permitido, sino que además tiene el beneficio que no invisibiliza y que se adapta a los tiempos, demostrando que toda lengua viva es una construcciòn social y cultural.
Si le siguen diciendo PresidentE es por un carpicho, por una postura política o por la defensa irracional de un lugar masculino en el lenguaje con cuyo avance, tarde o temprano se van a tener que dejar de pelear.