jueves, 7 de julio de 2016

El sinceramiento

Nos acusaban de hacer "campaña del miedo" a quienes simplemente avisábamos del pensamiento político, económico y social de Mauricio Macri.
Durante los primeros meses de mandato pudieron extender una suerte de clima de campaña en el que sus tácticas siempre fueron o no decir nada, palabras huecas y "felices", o acusar al anterior gobierno de haber hecho todo mal pintando, una situación crítica que nunca fue tal.
Esas tácticas van haciendo agua a medida que pasan los meses, porque gobernar significa resolver problemas y no empeorarlos o generarlos.
Entonces al duranbarbismo se le acaban las frases hechas y comienzan a surgir con brutalidad sus pensamientos mas sinceros.
Tal vez comenzó Lopérfido poniendo la vara en un lugar inaceptable que no daba lugar a otra alternativa que su salida.
El túnel de Michetti fue algo mas superficial pero igual de significante en relación al nivel de pensamiento de quienes nos gobiernan.
La recomendación de Frigerio para que la gente de la Patagonia no use remera anticipaba un poco mas el camino hacia el corrimiento del velo de lo que en verdad piensan. El excell que tiene que cumplir Aranguren lo ratificaba.
Así llegamos al momento de quiebre. Quizás tenga que ver con el comienzo del segundo semestre y la imposibilidad de brindar respuestas de un gobierno elegido para eso.
"Si yo les decía lo que iba a hacer, seguramente iban a votar por encerrarme en el manicomio". Así Mauricio Macri se autorizó a comenzar su propio sinceramiento. "Está mal cualquier tipo de usurpación" dijo después en relación a los trabajadores de Tiempo que están cuidando sus fuente laboral. No dudó con esa frase en emitir sentencia sobre algo que está en proceso de acuerdo con los dueños del edificio. Sentó posición en contra de los trabajadores y trabajadoras de prensa.
Finalmente, en lo que es su verdadero pensamiento de lo que cree de este país, de sus industrias y de sus trabajadores declaró: "El planteo claramente es: ellos tienen serias ventajas en todo lo que es el aparato industrial, fabricación de bienes y servicios. Nosotros tenemos ventajas en el sector agrícola". Sumisión al rol primario agroexportador del siglo XIX. ¡Ni siquiera servicios quiere vender!. Sumado al brutal sobreendeudamiento que está generando, su modelo de país no integra a la absoluta mayoría de los habitantes. Será por eso que también dijo: "La gente entendió (los aumentos de tarifas) y nos está acompañando". Su concepto de "gente" se reduce a esa minoría que puede vivir de aquel modelo de país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada