viernes, 27 de agosto de 2010

Miserables

El principal argumento para desacreditar la denuncia sobre la apropiación compulsiva de Papel Prensa S.A. es que, en ese momento, la principal denunciante no estaba detenida - desaparecida, ni torturada, ni encarcelada. Estaba libre. Como millones de argentinos y argentinas desde el 24 de marzo de 1976. Libres. Nadie sufría amenazas ni persecuciones. Libres. No había censura ni presión a la prensa. Libres. ¿Puede haber argumento mas miserable?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada