lunes, 16 de mayo de 2011

Militancia docente

Hacía mucho que no entrábamos a alguna escuela del conurbano profundo. Hace mucho años, en La Matanza, y en calidad de hijo de docentes, teníamos mucha mas familiaridad. Hoy, por cuestiones laborales volvimos. Nos renovó las esperanzas. La desintegración indignante de los noventa se está revirtiendo. Pero no solamente porque se destina mayor presupuesto a la educación. Se está revirtiendo en el ánimo de pibes, pibas y docentes. La tarea militante que hacen directores, profesores, y todos los trabajadores de la educación, con entusiasmo y convicción es revolucionaria. Lo vimos en los pañuelos de las madres dibujados por chicos y pegados en las galerías, pero fundamentalmente lo vimos en las caritas y ojitos alegres, felices, preguntones, respetuosos, inquietos, gritones, tímidos, de alumnos y alumnas bonaerenses. No están haciendo solamente contención. Están, aunque parezca cursi y frase hecha, sembrando buen futuro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada