sábado, 10 de marzo de 2012

La Cámpora da risa

Si tienen diez minutos (les aseguro que se lee rápido) no dejen de tomarse un tiempo de diversión con la lectura de "La Cámpora, historia secreta de los herederos de Néstor y Cristina Kirchner" que gracias a Lucas Carrasco nos enteramos que se puede bajar de acá. Su autora, Laura Di Marco, nos cuenta cosas importantísimas como que "Cabandié es el único de los jóvenes que toma whisky, mano a mano, con su padre político" o "Los jóvenes ni siquiera conocían de nombre al santacruceño hasta el mediodía que lo vieron almorzando con Mirtha Legrand". El capítulo dedicado a la muerte de Néstor Kirchner culmina comparando la nueva etapa a una ópera rock, faltándole el respeto a millones de argentinos y argentinas. O directamente una hijaputez en el siguiente capítulo: "También para sus hijos políticos Kirchner se torna políticamente mas útil muerto que vivo". Desopilante el tramo "Intrusos" del libro: "una supuesta debilidad que Cristina tendría hacia él." (por Boudou) "El dato, fuerte por cierto, enfurece a Máximo" "a Flor nunca le gustó la manera excesivamente afectiva con que el economista trata a su madre". Por supuesto no faltan las citas a Luis Majuil y a Beatriz Sarlo (¡y como fuentes fidedignas!). Siguiendo con la línea "Rumores", el fragmento titulado "Sexo, poder y blackberries (sic)" nos deleita con este párrafo: "El episodio no pasó a mayores porque la chica eligió no informarle del episodio al novio, que en el momento del avance no estaba en el lugar de los hechos", refiriéndose a un supuesto intento de levante tramposo en un asado, que evidenciaría las ansias sexuales de los camporistas.
El resto es un compendio de descripciones y biografías de algunos dirigentes, chusmeríos, hipótesis, versiones, acusaciones conocidas de los medios y la oposición y elucubraciones contradictorias que llegan al insulto en el capítulo de la muerte de Iván Heyn. Antes del final la autora se autoproclama ecuánime y enuncia que realizó la investigación desde un lugar de ¡equilibrio! (Equilibrio que no le interesa perder en los agradecimientos: a Carlos Pagni y a Jorge Fernández Díaz, por ejemplo, y a los militantes camporistas que hablaron con ella y "tomaron" ese riesgo). Lo que está claro es que el único objetivo del libro es, mas allá de la agrupación misma, sembrar cizaña, generar desconfianza y propiciar nihilismo, como una forma de minar la recuperación de la militancia política y del compromiso juvenil. No creemos que lo logre. El libro "La Cámpora..." da risa.

2 comentarios:

  1. Encima ahora la mina salió a afirmar en Twitter -acá, acá y acá- que la versión en PDF fue "adulterada", supongo que para no perder ventas (me dicen que el libro en papel cuesta 99 pesitos). Quintín, cuándo no, afirma acá que subir el libro es una "venganza K berreta".

    ResponderEliminar
  2. Jaja, y sí, adulterada quiere decir alterar la calidad de algo, y realmente se nota que está fotocopiado :). Quintin compró siempre el relato que dice que la militancia está comprada, cooptada o es ignorante. Con esto lo vuelve a demostrar, no puede entender el fenómeno del kirchnerismo en la política, y entonces se equivocan en los análisis y así les va después.

    ResponderEliminar